Sindrome de Gilbert

Básicamente algunas personas generalmente presentan de forma intermiten una tonalidad amarilla en la parte blanca del ojo o en algunas zonas de la piel. Esto, sin presentar otros síntomas de enfermedades relacionadas al hígado. La gran mayoría de estas personas tienen lo que se llama sindrome de Gilbert. Esta es una afección benigna muy frecuente del hígado y es causada por una alteración hereditaria autosómica recesiva asociada a un elevado nivel de bilirrubina. También conocida medicamente como hiperbilirrubinemia no conjugada en sangre

Síntomas del sindrome de Gilbert

El sindrome de Gilbert no suele causar signos y síntomas. Si el síndrome de Gilbert hace que el nivel de bilirrubina en la sangre aumente lo suficiente, puede experimentar:

También te puede interesar: El Síndrome De Edwards
  • Un tinte amarillento en la piel y la esclerótica de los ojos (ictericia)
  • El dolor abdominal
  • fatiga
  • debilidad

Causas del sindrome de Gilbert

El síndrome de Gilbert se produce por la disminución de la capacidad de excretar bilirrubina por el hepatocito. De hecho, la bilirrubina surge de la degradación de la hemoglobina de los glóbulos rojos. De tal manera que, estos al deteriorarse excretan hemoglobina que es metabolizada en dos grupos.

Un grupo denominado “Hemo”. Este grupo hemo generalmente se transforma en biliverdina y ésta en bilirrubina a la cual se le llama “no conjugada” o indirecta. Al pasar por el hígado la bilirrubina produce una reacción con el ácido glucurónico que termina convirtiendose en bilirrubina. Lo que permite que se disuelva en el agua y pueda ser excretada en la bilis.

La bilirrubina puede aumentar sus niveles también en algunas situaciones como el ayuno prolongado, falta de sueño, una infección, stress o cirugías. Por lo que, se hace importante reconocer esta afección para evitar exámenes y estudios innecesarios.

Afectados por el síndrome

El sindrome de Gilbert es una enfermedad que afecta entre el 5 y el 10% de algunas poblaciones. Suele aparecer en el adolescente o el adulto joven. Generalmente es detectada entre los 20 y 30 años de edad. Además, se suele diagnosticar cuando se realiza un análisis de sangre rutinaria y aparece un nivel de bilirrubina alto. Especialmente cuyos valores en estos pacientes oscilan entre 20 mmol/dl y 80 mmol/dl.

Diagnóstico del sindrome de Gilbert

A menudo se detecta por accidente. Su médico puede, involuntariamente, descubrir que tiene síndrome de Gilbert, si:

  • Un análisis de sangre para alguna otra condición revela altos niveles de bilirrubina
  • Experimenta la ictericia sin causa aparente

A pesar de que está presente desde el nacimiento. El síndrome de Gilbert generalmente no se diagnostica hasta la pubertad o más tarde. Especialmente, ya que los aumentos de producción de bilirrubina acontecen durante la pubertad.

El médico puede recomendar pruebas de sangre para confirmar el síndrome de Gilbert y el descartar otras afecciones, como problemas del hígado. Las pruebas comunes de sangre son:

  • La bilirrubina prueba
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Pruebas de función hepática

Tratamiento para el sindrome de Gilbert

Como el síndrome de Gilbert es considerado como inofensivo, generalmente no causa ningún problema de salud. Aunque los síntomas de la ictericia pueden ser inquietantes, son intermitentes y nada de qué preocuparse.

Prevención para el síndrome

La Prevención del síndrome de Gilbert no es tan posible ya que es una condición genético heredada. Sin embargo, se pueden prevenir las consecuencias de la enfermedad si se lleva una vida normal.

Para prevenir a los pacientes de ataques de ictericia se aconsejan comer una dieta bien equilibrada y sana, beben el un montón de líquidos sin obstrucción como el zumo del agua y de fruta. Además, evitar las comidas grasas o azucaradas o las comidas que no pueden tolerar.

Algunos pacientes pueden también requerir las vitaminas y los suplementos. El Alcohol debe ser evitado. Cualquier paciente con enfermedad del hígado debe evitar el alcohol en conjunto o tomarlo en la moderación y con cautela prevenir otras enfermedades del hígado y fomentar daño hepático.

 

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies